Esta ha sido la invitación a pensar que desde EHMA lanzamos el 23 de septiembre, Día Internacional Contra la Explotación Sexual, a las personas que transitaban por la calle Portal de Zamudio de Bilbao.

Porque eso es la prostitución y todo el aparato que la sustenta: un sistema donde confluyen los intereses del Estado, el chulo y el putero para explotar y lucrarse con el cuerpo de las mujeres.

Estatuas humanas han visibilizado la relación de los tres con sus víctimas, adolescentes abusadas sexualmente y empujadas a la prostitución, y mujeres migradas y empobrecidas. Verdugos despiadados las sometían y sujetaban con cadenas en una escena cruda que no ha dejado a nadie indiferente.

Como nos gusta fabular, nuestra historia ha finalizado con la liberación de esas mujeres oprimidas, quienes con sus mismas cadenas han inmovilizado y desarmado a sus opresores.

El sueño se haría realidad si se aprobara la Ley Abolicionista del Sistema Prostitucional y de Atención Integral a Personas Prostituidas que reclamamos y que abarcaría los siguientes PUNTOS:

  • Descriminalización total de las mujeres prostituidas
  • Criminalización de todas las formas de proxenetismo
  • Prohibición de cualquier compra de acto sexual
  • Sanción (multas) a puteros
  • Reparación económica y acompañamiento psicosocial de las víctimas
  • Reconocimiento de las mujeres prostituidas asesinadas como víctimas oficiales de violencia machista
  • Implementación de programas y alternativas laborales de salida de la prostitución
  • Formación especializada en intervención con victimas dirigidas a fuerzas de seguridad y otros funcionarios del Estado
  • Educación afectivo-sexual en Igualdad en todas las etapas y niveles educativos
  • Campañas públicas de prevención y desincentivación del consumo de prostitución

El acto ha finalizado con la lectura del siguiente MANIFIESTO:

“Hoy es el Día Internacional contra la Explotación Sexual y desde el Movimiento Abolicionista de Euskadi exigimos una Ley Abolicionista del Sistema Prostitucional, que incluya la penalización de todas las formas de proxenetismo y de la compra de sexo, y políticas públicas integrales destinadas a la prevención, protección y reparación de las víctimas. No habrá igualdad mientras exista la prostitución. ¡Abolición de la prostitución!¡Gora borroka feminista!”